¿Por qué nos traumó Mon Laferte desnuda?

Hace ya varios días que la cantante chilena Mon Laferte protestó en la alfombra roja de la ceremonia de entrega de premios Grammy Latinos, desnudándose de la cintura para arriba y dejando ver sobre su pecho la leyenda “En Chile torturan, violan y matan”.

Mon Laferte en la alfombra de los Grammy Latinos.
Mon Laferte en la alfombra de los Grammy Latinos.

Ella ya había hecho en el pasado otras acciones para llamar la atención internacional sobre la extrema represión y violencia que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, ejerce sobre los ciudadanos de su país. Pero ninguna había resultado tan efectiva como ésta.

Bandera de Chile.
En Chile el gobierno está reprimiendo violentamente a sus ciudadanos.

Vale la pena retomar el tema porque la reacción en redes sociales ha sido sumamente visceral por parte de hombres y ¡también de mujeres! Frases como “Es un recurso muy barato desnudarse”, “Es pura mercadotecnia para su nuevo material discográfico”, “Hay otras maneras de llamar la atención sobre un tema” y la peor de todas: “Esa vieja ya le cumplió la fantasía a los hombres”.


¡Wow! En una sola frase no solamente desprecian a la mujer sino que se asume que la única función del cuerpo desnudo de una mujer es excitar y satisfacer a quienes lo ven. Queda claro que Mon Laferte usó esa moneda porque sabe que, en estos tiempos, sigue teniendo gran valor. 

Mon Laferte con Grammy.
Mon sabe usar su imagen pública.

Pero, además de arrojar luz sobre los problemas de su patria, nos deja mucho qué reflexionar al respecto de la situación actual de la mujer en el mundo. Los números que demuestran la desventaja que ellas siguen enfrentando, son abrumadores.


  • De mil millones de personas pobres que existen en el mundo, 60% son mujeres.

  • Dos terceras partes de los analfabetas en el mundo, son mujeres.

  • De manera sistemática, las mujeres ganan menos dinero que un hombre, haciendo ambos el mismo trabajo.

  • Las mujeres, de manera regular, enfrentan presiones (incluyendo sexuales) en sus centros de trabajo.

  • En todo el mundo, la inmensa mayoría de los jefes de estado, personas de altas responsabilidades, directores de empresas y en general personas con poder, son hombres.

  • En nuestro país, la gran mayoría de las mujeres que son jefas de familia no tienen pareja. Nueve de cada diez hombres que son jefes de familia, sí tienen pareja.

  • También en México, poco más de la mitad de las mujeres que son jefas de familia no han cursado la primaria. El porcentaje de hombres en la misma posición es 37%.

  • Más del 50 por ciento de los hogares dirigidos por una mujer, se encuentra en nivel de pobreza.

  • La inmensa mayoría de los abusos sexuales se comete contra mujeres.


Esto sólo es una muestra de la situación de las mujeres en el mundo. Y ¡no empecemos a hablar de los países árabes donde las mujeres son reprimidas y consideradas propiedad del hombre! ¡En pleno Siglo XXI!

Póster en inglés sobre los derechos de la mujer.
De vital importancia reconocer los derechos de la mujer.

Hace días, puse sobre la mesa este tema en la prensa escrita. La respuesta que obtuve en redes sociales fue escalofriante. Algunos hombres, cegados por la ira, me dijeron literalmente: “Esas aseveraciones las sacaste del manual feminazi”, “...eso que comentas...viene en un manual de izquierda para generar odio...”, “Por cuestiones biológicas…(los puestos de poder)...simplemente no interesan (a las mujeres)...”, “Los pechos de esta señora...no tienen el suficiente valor estético como para considerarlos pornografía”... (!!!)


¡Por piedad! mejor ya no le sigo porque el nivel de estupidez se elevaba a cada frase.


Capturas de pantalla de redes sociales.
¡Comentarios machistas y feroces en redes!

Lo peor de todo es que quienes escribían esas cosas, lo hacían plenamente convencidos de que las mujeres están inventando todo para generar odio contra los hombres. En primer lugar, la discriminación inversa no existe. Es decir, no aplica eso de “pobrecitos de nosotros los blancos”, “sufro heterofobia” o “ese indígena me arrebató mi trabajo”. Las minorías y los grupos vulnerables son las que están en desventaja. Por eso, aunque efectivamente existen casos de hombres víctimas de abusos, a nivel global la que está sufre discriminación es y ha sido siempre la mujer.


Mon Laferte se desnudó por una causa concreta. Pero debemos llegar ya al momento en que una mujer desnuda no sea sinónimo de pornografía y objeto de consumo. Punto. Siendo nieto, hijo, sobrino, cuñado, primo, tío y amigo de mujeres, me preocupa profundamente que ellas vivan en un mundo inhóspito para ellas. 


Es importante que pongamos el tema a discusión cuantas veces sea necesario hasta que las cosas sean positivas para mujeres y hombres, todos en equidad. 

Piezas de rompecabezas.
¡Equidad en todo el mundo! ¡Ya!

Así que, en conclusión y respondiendo a la pregunta que dá título a esta reflexión, Mon Laferte nos traumó porque seguimos viviendo en un mundo machista y heteropatriarcal.


Sígueme en Instagram y platícame, por mensaje directo, qué opinas al respecto de un tema tan polémico: @felixrivera333

3,142 vistas

Entradas Recientes

Ver todo