¿Qué son los micromachismos?

En estos días en que el tema de las marchas de mujeres apoyando el movimiento feminista con el himno que están cantando en diferentes países, está tan presente en todas las conversaciones, es importante revisar otras situaciones, alrededor de ésta, que podrían representar grandes obstáculos para lograr la equidad de género.


Todos sabemos que el machismo afecta directamente a la mujer y que es importante combatirlo desde el hogar y en la educación de los hijos.


Sin embargo hay otras conductas, mucho más sutiles y arraigadas en nuestra cultura, que también están haciendo más grande la brecha entre hombres y mujeres. Se trata de los micromachismos.


Este término nació para designar aquellas frases, conductas o acciones que se hacen en la vida cotidiana y sirven para subrayar la posición de privilegio del hombre. A diferencia del gran machismo que es violento y somete abiertamente a la mujer, los micromachismos son casi imperceptibles, son plenamente aceptados y, de hecho, son vistos como lo “que debe ser”.


Veamos algunos ejemplos de micromachismos para poder descubrir lo arraigados que los tenemos en la vida diaria.


Los niños visten de azul, las niñas de rosa.


En un restaurante, la cuenta siempre se entrega al hombre.


Si un papá cambia pañales o da el biberón, es un padre increíble. Si lo hace la mamá, es su obligación.


A un niño se le dice “corres como una niña” a manera de insulto.


A un niño se le dice “los hombres no lloran”.


Si una mujer obtiene un empleo, se entiende que de todos modos estará encargada del cuidado del hogar.


Si un varón barre, lava los platos o carga la lavadora, se dice que es un gran hombre porque “le ayuda mucho a la mujer”.


Si un hombre y una mujer viajan en automóvil, se asume que él conducirá.


Se entiende que, en el mismo puesto, un hombre debe ganar más dinero porque “mantiene a su familia”.


La mamá lleva a los hijos al doctor y de compras, el papá al fútbol.


Si un hombre se queda cuidando a los hijos se le dice que “lo dejaron de niñera”.


En un taller mecánico siempre se le habla al hombre y la mujer se “hace invisible”.


A las mujeres se les pregunta “¿Para cuándo los hijos?”. A un hombre no.


En general, un hombre no saldría con una mujer más alta que él.


A los hijos se les dice que “son inteligentes como su papá” y a las hijas “guapas como su mamá”. 


Estos son solo algunos ejemplos de cosas que hacemos y asumimos diariamente, sin darnos cuenta que todas ellas subrayan la diferencia entre géneros.


Si cambiamos en las pequeñas cosas, se podrán logran grandes cambios.


Sígueme en Instagram y platícame, por mensaje directo, qué otros micromachismos has detectado en la vida diaria: @felixrivera333

139 vistas

Entradas Recientes

Ver todo