¡Hasta siempre don José!

Lo que parecía ser un sábado normal, casi rutinario, de pronto se convirtió en un día histórico al darse a conocer una noticia que generó infinidad de titulares en medios de comunicación tradicionales y digitales, así como un verdadero diluvio de reacciones en redes sociales. En sólo segundos, se convirtió en tendencia nacional.


Esa noticia fue, obviamente, el fallecimiento de José José.


José José cantando, joven.
El Príncipe de la Canción


Nacido en la ciudad de México el 17 de febrero de 1948, José Rómulo Sosa Ortiz fue hijo de un cantante de ópera y una concertista de piano. Su familia, de recursos limitados, siempre estuvo enfocada a la interpretación musical. Sin embargo el padre, con estudios de música clásica y muy apegado a la técnica, no permitía que José Rómulo escuchara música popular. Ni siquiera le daba permiso de interpretarla. Por lo menos en casa o delante de él.


Esta situación hizo que el muchacho creciera con muchas carencias emocionales y un enorme deseo, siempre insatisfecho, de complacer a su progenitor. La costosa factura que tendría que pagar por esto, causaría verdaderos estragos en su vida adulta. Por lo pronto, debido a que su padre abandonó la casa familiar en 1963, el joven aprovechó su ausencia para formar un trío en el que interpretaba la música de moda de aquellos tiempos. jazz, bossa nova y algunos otros ritmos formaron parte de las primeras interpretaciones de aquel nuevo cantante que hacía llamarse Pepe Sosa.


Nace una estrella

Ya para 1969, y con el apoyo e impulso del gran Armando Manzanero, grabó su primer disco de larga duración en donde adoptó por fin el nombre de José José. A partir de entonces su éxito resultó meteórico. En 1970 participó en la segunda edición del Festival de la Canción Latina, el cual fue el antecedente de la OTI, obteniendo el tercer lugar con su interpretación del famoso tema “El triste”. El video que recoge el momento y que ha llegado hasta nuestros días, muestra al público aplaudiendo con gran fervor la extraordinaria actuación de un jovencísimo José José quien, con tan sólo 22 años, mostraba un talento fuera de serie. Entre los que aplaudían se pueden ver caras conocidas como Angélica María, Alberto Vázquez y Marco Antonio Muñiz. Este último casi con la boca abierta del asombro ante la potencia y estilo interpretativo de aquel muchacho desconocido.


Ya bien entrada la década de los años 70 y durante los años 80 también, José José cosechó una cantidad increíble de éxitos. Temas como “Si me dejas ahora” (de Camilo Sesto, por cierto),  “Volcán”, “Gavilán o paloma”, “Buenos días, amor”, “La nave del olvido” y “Amar y querer”, entre muchas otras, se convirtieron en clásicos de la música mexicana. Son tan populares, que es muy difícil que algún compatriota no la cante en su mente al leer el título. ¿Cierto? ¿En qué estás pensando en estos momentos, mexicano?


José José también hizo algunas películas, incluso una de esas cintas pretendía ser autobiográfica. Además se presentó en infinidad de programas de variedades por televisión los cuales, en aquellos años, eran el modo en que la personas conocían las nuevas propuestas de los cantantes. No había YouTube ni Spotify, para que me entiendan los más jóvenes.


José José, sonriendo.
Detrás de su sonrisa: un ser atormentado.

Una figura atormentada

Sin embargo, su ejemplar trayectoria no hacía juego con su tormentosa vida personal. Casado tres veces con mujeres mayores y muy dominantes, siempre vivió víctima de terribles vacíos emocionales que le provocaron un grave alcoholismo y muchos padecimientos de salud que pusieron varias veces en riesgo su extraordinaria voz. De hecho, José José dejó de ser cantante mucho antes de dejar de existir. La mayor parte de los especialistas en el mundo del entretenimiento, así como sus admiradores, se niegan a aceptar la realidad: en los últimos veinte años, José José ya no poseía la impresionante capacidad interpretativa que lo había coronado como El Príncipe de la Canción. Sin embargo, esto no resta mérito a la gran carrera que logró hacer.


José José, camisa anaranjada.
Era un cantante empírico muy talentoso.

¿Por qué José José es una figura tan trascendente?

Principalmente porque, a pesar de ser un músico lírico, lograba interpretaciones prácticamente perfectas. A pesar de no tener formación musical formal, su técnica era espectacular. Siendo barítono, tenía un rango muy amplio que le permitía alcanzar notas de tenor. Pero lo más impresionante de José José era su capacidad pulmonar. Su manejo de la respiración era tan extraordinario que podía sostener notas por tiempos larguísimos sin desafinar y cantar estrofas muy extensas sin perder el aliento. A pesar de ser un intérprete empírico, su afinación siempre fue impecable y su dicción certera. El sonido aterciopelado que su voz tuvo en sus épocas más brillantes, era siempre la carta ganadora en todas sus presentaciones. 

Además de su innegable talento, hay otra característica que hace de José José una de las figuras más importantes de la historia musical de México. Su capacidad de entender e interpretar el romanticismo y la pasión que tenemos en las venas los nacidos en este país. Siendo un hombre de origen popular y al no haber estado expuesto a técnicas o maestros extranjeros, siempre abordó con gran honestidad los temas que verdaderamente nos hacen a los mexicanos reír, llorar, sufrir, luchar o enamorarnos. Incluso aquellos que, por prejuicio o puro esnobismo, jamás escuchan en público sus canciones, entienden y disfrutan de sus temas al momento de subirse a solas al auto.


Juan Gabriel, José José, Camilo Sesto y Rocío Dúrcal.
Cuatro intérpretes que ya se han ido.

Ya perdimos a los cuatro

La enorme cantidad de memes que surgieron tras la muerte de José José, también es un detalle muy mexicano de nuestra parte. El dolor de perder a una figura tan conocida y tan nuestra se mitiga un poco gracias al humor. Y sí, como los memes lo indican, en muy pocos días desaparecieron ya los cuatro personajes de aquella foto que circula en todos nuestros celulares. Rocío Dúrcal, Juan Gabriel, Camilo Sesto y José José, en ese orden, se despidieron del público dejando sus temas y el recuerdo de una época en que los grandes intérpretes moldeaban la manera en que todos se enamoraban y sobrevivían a los descalabros del corazón.

Esos tiempos se han ido para siempre junto a José José.  


Sígueme en instagram: @felixrivera333

José José aborda un avión.
¡Hasta siempre, Príncipe!


946 vistas

Entradas Recientes

Ver todo