La importancia de ser famosa

Actualizado: 27 de mar de 2020

Venía regresando de Nueva York donde pasamos Fin de Año, súper relajada, tomando champagne a sorbitos, mientras la azafata nos traía unas almohadas extra que le pedimos para estar cómodas y la plática se puso más interesante.

Interior de avión.
Regresamos de NY muy felices y relajados.

Como fuimos con toda la familia, a mi me tocó estar sentada junto a Valeria, mi prima la más chica y ella, toda linda, me empezó a platicar de sus galanes y los chavitos que la buscan todo el tiempo. Obviamente, todos quieren andar con ella porque es la más bonita de su generación en la Garza Sada (la prepa del TEC, para los más despistados) y nunca le faltan saliditas y dates.


– Yo era igual que tú, Vale –le dije- pero ahora en la carrera ya estoy más enfocada en la escuela y así…

– ¡Ay, Rebeca! ¿Cómo le haces para ser tan estudiosa y además estar tan enterada de todo?

– Mira, tengo un secreto…¡pero no se lo cuentes a nadie, porque luego me va a criticar tía Nina! Todas las mañanas, mientras me lleva Pedro al TEC, en lugar de chatear o ver Instagram, ¡voy leyendo noticias! – Wow ¿neta? ¡No te creo! ¡Qué bárbara! ¿No te aburres? – Te voy a ser sincera: al principio si me daba como flojerita pero, con el tiempo, como que te vas acostumbrando. – Ay, yo no podría estar leyendo del Viejito Santo de las mañanas ni del Presidente Calabaza que ya van a correr… – Bueno...hay cosas que sí aburren, pero yo me enfoco en lo que ya sé que le interesa a la gentecita...para luego tener tema. Así fue como me enteré que, en Monterrey, hay un equipo del fútbol ese que, según entendí, antes de Navidad estaban en Asia, jugando contra unos jugadores que sí son muy buenos y ¡obvio! perdieron. Total que luego regresaron a México y jugaron, antes de fin de año, contra unos chavos que no son tan buenos y así ya pudieron ganar el primer lugar y se consolaron de haber perdido antes. ¿Me explico?

– ¡Ay, prima! ¿No tienes hambre? ¡Vamos a decirle a la azafata que nos traiga algo ya…!


Y entonces, mi primita me cambió la plática, nos pusimos a hablar de lo que habíamos comprado en Nueva York y ya no quiso hablar de noticias y de lo que pasa en el mundo. ¡Ese es justamente el problema! Las nuevas generaciones se la pasan en sus celulares, conectadísimos todo el tiempo, pero no aprenden nada. Solo están criticando en redes sociales o publicando fotos, pero no se ponen a ver temas importantes.

Personas con sus celulares.
Ahora se la pasan todos pegados al celular.

Por ejemplo, si lees las noticias, puedes darte cuenta de que la tipa esa que estaba casada con el presidente tan guapo que estaba antes del viejito, quiere regresar a las telenovelas o a las series o a lo que sea, con tal de seguir siendo famosa y que le sigan regalando cosas. Así es como te das cuenta que es importante ser muy conocida para ganar más.


Yo por eso, estoy a punto de abrir mi canal de YouTube para dar consejos y ayudar a todas las chavas que no han tenido las mismas oportunidades que una, para que se pulan y dejen de hacer el ridículo al que están acostumbradas.


Entonces, me voy a hacer muy famosa por todos mis conocimientos y, más adelante, voy a abrir una escuela de etiqueta y estilo para hacer mucho dinero con los súper cursos que voy a dar. Por eso mi mamá está tan orgullosa de mí, por haber nacido con alma de empresaria y al mismo tiempo tener conciencia social.

Celular con app de YouTube.
Estoy a punto de hacerme súper famosa en YouTube.

Digo, me queda claro que no todas las que vean mis videos van a poder ir a Nueva York a comprarse la ropa que se van a poner durante el año que recién empieza, ni las van a mandar a París en veranos a aprender francés digo, appeler un chat un chat, la verdad. Pero, si aprenden algunas cositas extra que no les van a enseñar en sus escuelas públicas, quizá hasta puedan dejar de trabajar en un Call Center y consigan algo en alguna oficina digna, aquí en San Pedro. ¡Ay, me emociona tanto cuando las secretarias se superan!


Como un ejemplo de lo que voy a enseñar en mi canal que se va a hacer mega famoso en YouTube, le dejo aquí algunos de los consejitos que voy a ofrecer.


Gorda embarrada ¡jamás!

Entiendo que algunas chavas están enfermitas y por eso tienen cierto sobrepeso. Pero, si estás viendo que eres una gorda inmensa ¡no te atrevas a usar prendas ajustadas y mucho menos si es un pantalón blanco! Ten respeto por tí misma...y por los demás.


Chava súper ruca

No tengo nada en contra de las mujeres de 30 que traen el pelo largo y súper bien cuidado. Pero esas ancianas que se visten como tuvieran 25 años, no solamente están dejando claro que son víctimas de una absurda inmadurez, además son un atentado contra la salud visual de quienes las rodean.


Raíces autóctonas

No porque Madonna se deje las raíces negras al llevar el pelo teñido de rubio, significa que tú te vas a ver linda, moderna o novedosa. Lo único que vas a conseguir es lucir sucia, descuidada y lo que verdaderamente eres: una Güera Clairol.


Cortes de pelo estrafalarios

Al único al que se le perdonaban los cortes de pelo mal hechos era a David Bowie. ¡Y ya está muerto, te queda claro! Sí tú vas al salón de belleza y te hacen un corte como el de la imagen, tienes todo el derecho del mundo a demandarlos, cerrarles el negocio, raparte y usar peluca un año entero.


Cejas tatuadas

Solamente las mujeres más marginales, las desquiciadas o las criminales son capaces de llevar en el rostro cejas que parecen gusanos quemadores. Si ya te atreviste a sentarte en el sillón de un tatuador para hacerte las cejas, te doy un consejo: que sea un trabajo súper sutil, casi imperceptible. O de lo contrario, tendrás que vivir en el cerro, al margen de la sociedad.


Pero bueno, estos son sólo algunos ejemplos de los consejos que daré ahora que sea súper famosa en YouTube. Por lo pronto, iré dejando más recomendaciones y sugerencias por este este mismo medio para, si conoces a alguien que los necesite, se los mandes. Así, los menos afortunados, se superan y tienen una vida un poco menos feíta.


La ventaja de ellos, es que me tienen.


Besos.


Rebeca


La historia, situaciones, todos los nombres, personajes e incidentes retratados en esta obra son ficticios. Sin identificación con personas reales (viva o muerta), lugares, edificios o productos. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

681 vistas

Entradas Recientes

Ver todo