Rompiendo estereotipos de género

Hace días, se hicieron virales en todo el planeta las fotografías de Mark Bryan, un estadounidense que vive y trabaja en Alemania.


Este ingeniero en robótica, quien trabaja como gerente de departamento en una empresa de aquel país europeo, tiene 61 años de edad y vive con su tercera esposa, con quien lleva 11 años de casado, y los hijos de ambos.


Sin embargo, lo que ha hecho tan famoso a este hombre no es su vida personal, la cual es bastante normal, sino el hecho de que usa faldas ajustadas y exquisitos zapatos de tacón alto para ir a trabajar.


“SOY HETEROSEXUAL”

En su Instagram @MarkBryan991 se describe a sí mismo de este modo: “Sólo soy un cuate heterosexual y casado, que ama los autos Porsche, las mujeres hermosas y he incorporado tacones altos y faldas a mi guardarropa diario”.


Obviamente, los comentarios cuestionando su sexualidad han inundando sus redes sociales. “Su matrimonio es una fachada”, “Por lo menos, es bisexual”, “A nadie engaña: es homosexual”, son el tipo de afirmaciones que las personas hacen respecto a él.


ACABAR CON LAS DIFERENCIAS

Este polémico ingeniero combina las faldas y los tacones con camisas, sacos, chamarras y corbatas de corte típicamente masculino.


Además, lleva la cabeza perfectamente rapada y su físico –evidentemente cuidado en el gimnasio– es musculoso como el de cualquier varón atlético.


La idea, según su punto de vista, es romper con los estereotipos de género y llegar a un punto en que todos los seres humanos seamos libres de lucir y de actuar como cada quien lo decida.


LA DOBLE MORAL DE LA SOCIEDAD

Mark Bryan se enoja cuando las personas se ponen muy insistentes al cuestionarlo por usar faldas lápiz y zapatos stilettos. 


“¿Me harías la misma pregunta si estuviera usando pantalones?¿Le preguntas a una mujer que usa falda y tacones por sus preferencias sexuales?”, responde a los más impertinentes.


Y tiene razón: las mujeres llevan pantalones y sacos sin que nadie las cuestione e incluso, hay un tipo de “smoking femenino” que algunas mujeres portan en lugar del típico vestido de noche.


EN MÉXICO SERÍA MÁS COMPLICADO

Este hombre se ha vuelto un verdadero fenómeno de las redes sociales pero, hablando con la verdad, la tiene relativamente fácil porque vive en Alemania, un país donde el respeto es prioridad.


Sin embargo, en Latinoamérica en general y México en particular, sería muy difícil que un ingeniero decidiera vestir prendas que la sociedad considera femeninas sin enfrentar acoso o discriminación.


Es cierto que hay que derribar las barreras que separan a los géneros para hacer de nuestra sociedad un espacio verdaderamente incluyente y seguro para todos. Sin embargo, hay caminos más polémicos que otros.


LO MÁS IMPORTANTE: ES UNA DECISIÓN PERSONAL

Las nuevas generaciones (los adolescentes y los niños) tienen una visión de los roles de género muy distinta a la de los Millennials, los Generación X y ¡por supuesto! a la de los Baby Bommers. Los más jóvenes no muestran tantos prejuicios respecto al uso de pelo largo, accesorios llamativos e incluso maquillaje.


Sin embargo, la imagen personal es decisión de cada quién. Ahora sólo queda preguntar: si eres hombre ¿usarías faldas y tacones en público? o si eres mujer ¿tendrías problemas de que los usaran los hombres que más quieres?


Lo mejor sería leer tu opinión al respecto.


Sígueme en Instagram y coméntame por mensaje directo: @felixrivera333





365 vistas

Entradas Recientes

Ver todo