El arte de ser barbón

Actualizado: 6 de ago de 2019

¿Han notado la enorme cantidad de barbones que hay en la calle? Pareciera que, desde hace tiempo, es el nuevo uniforme de todos los hombres entre 25 y 55 años. Los que están abajo de esa edad todavía tienen, salvo contadas excepciones, barbas muy irregulares las cuales deberían ser afeitadas diariamente, sin demora ni pretextos. Nada es más triste, porque destruye la imagen de cualquiera, que una sombra de chocolate sobre el labio superior y una quijada en la que se alternan zonas de tres pelos y áreas perfectamente lampiñas.


Hombre con barba parchada.
Si la barba no te sale completa: ¡Afeitado diario!

Por otro lado, los mayores de 55 o 60 años, generalmente tienen la barba ya muy canosa y eso, en lugar de hacerlos parecer a la moda, les aumenta como 25 años que no necesitan tener. Aunque hay algo todavía peor: esos señores de 70 o más años que se hacen teñir la barba de un color más negro y oscuro que el pelo de Blancanieves y ellos ¡sí que dan miedo! “¡Viejo sátiro!” gritaría tu tía Balbina si viera uno de esos en la calle.


Anciano con barba.
No, abuelo, no te ves "más cool".

Dejando de lado la clasificación de personas a quienes les queda bien la barba y los que no deben usarla, es interesante recordar que hace siglos (literalmente) los barberos eran también cirujanos, dentistas, manicuristas, consejeros y un montón de cosas más. En la época del Imperio Romano les llamaban “esquiladores”, exactamente como los que cortan la lana de las ovejas y otros animales. 


Barbero cirujano de la Edad Media.
Un "Barbero-Cirujano" de la Edad Media.

Pero como los seres humanos somos un poco más inteligentes que los animales, esos antiguos barberos fueron ampliando su profesión y, ya para la Edad Media, empezaron a hacer otras cosas además de cortar el pelo y afeitar la barba. Vendaban úlceras, hacían sangrías y amputaciones, curaban fracturas y ¡hasta sacaban muelas! Como en aquel entonces no podías ir a la Universidad a estudiar Odontología o Medicina, los barberos empezaron ha hacer esas cosas que les dejaban un poco más de clientes y dinero.


Ambroise Paré
Ambroise Paré, el padre de la cirugía moderna.

Con el paso de los siglos, los especialistas empezaron a tener mayor posibilidad de prepararse y, ya para el Siglo XVI, Ambroise Paré, el padre de la cirugía moderna, se formó como “cirujano-barbero” como parte del Gremio de Barberos-Cirujanos de París.

A mitades del Siglo XIX, los hombres empezaron a usar enormes patillas y bigotes muy estilizados que requerían el cuidado de los profesionales.


Barbería del Siglo XIX.
Una barbería del Siglo XIX.

Esto, aunado al advenimiento de la medicina moderna, hizo que los barberos poco a poco empezaran a abandonar cuestiones de salud y empiezan a especializarse más en asuntos de imagen personal.

En el Siglo XX las barberías empezaron a transformarse en lo que conocemos hoy día y aunque el uso de la barba y el bigote aparece y desaparece, según los dictados y caprichos de la moda, un buen barbero siempre es el mejor aliado de los hombres.


Barbería de los Años 20 del siglo pasado.
Ya para el Siglo XX, las barberías eran como las conocemos.

En los años 60 del siglo pasado, empezaron a surgir publicidades muy machistas de productos que permitían a los hombres afeitarse en casa. La verdad es que esos anuncios, con ojos de nuestros tiempos son tan irreverentes, que necesitaremos hablar de ellos en otro momento.


Jade East Ad.
Anuncio machista de un After Shave de los años 60.

A finales del siglo pasado, estaba de moda que todos usáramos los rostros perfectamente limpios pero ya en esta década, la barba se ha convertido en un requisito casi indispensable para profesionistas, figuras públicas, hipsters y demás hombres actuales.


Barbería Siglo XXI.
Una barbería actual.

Las barberías de estos tiempos ofrecen montones de servicios además del afeitado. Cortes de pelo a máquina, faciales, tratamientos contra la calvicie y, en algunos casos, hasta bebidas que permitan a cualquiera relajarse y olvidarse del estrés diario.


Hombre pelirrojo barbón.
La barba, nuestro uniforme actual.

Yo voy semanalmente a afeitarme con el mismo barbero desde hace años. Recomiendo ampliamente que todos hagan lo mismo con su profesional de confianza.


Sígueme en Instagram: @felixrivera333

1,833 vistas

Entradas Recientes

Ver todo