La única corona que me interesa va en la cabeza

Actualizado: 27 de mar de 2020

Ya estoy súper harta del coronavirus. No hay portal de noticias, video de YouTube, grupo de WhatsApp o meme en redes que no hable del tema.


O sea, ya entendí que me tengo que lavar las manos cada dos segundos, pero es una actividad súper agotadora porque tengo usar desinfectante cada vez que lo hago y, al final, usar un humectante especial porque no voy a permitir que mis hermosas y pálidas manos terminen como un pergamino por el bicho de otros.

No puedo lavarme las manos sin usar humectante al final. ❤️

La otra lista de cosas que se supone que debemos hacer, para mi es lo más sencillo del mundo y tú me darás la razón:


No me debo tocar la cara

Eso es algo que de todos modos jamás hacía porque me lo prohíbe el cirujano que me hace los faciales.

No debo usar el transporte colectivo

Eso es algo que de todos modos jamás hacía porque no estamos en Nueva York, no friegues.

No debo saludar de mano o de beso a las personas en la calle

Eso es algo que de todos modos jamás hacía porque ¡qué asco!

No debo ir acompañada al supermercado

Eso es algo que de todos modos jamás hacía porque la que va al City Market es la muchacha que nos ayuda, con el chofer, gracias.


Así que, gracias a lo que llevo haciendo la vida entera es un hecho que a mí no me va a dar coronavirus. Y ya.


Pero con esta paranoia que trae a todos de cabeza, las cosas han cambiado mucho aquí en mi adorado San Pedro y eso sí que me afecta. Lo que me pone de peor humor es la pérdida de las libertades y que se metan con mi agenda.


El otro día le mandé un WhatsApp a mi amigo Mickey Treviño para regañarlo.

Lo que se me hizo súper raro es que me contestó hasta el día siguiente y nada más me puso: “Hay que vernos pronto, Rebeca, para ponernos al día. Saludos a tus papás.”


¡O sea! ¿Sí va a abrir los restaurantes? ¿O no? 😱


Ay, bueno, luego le caigo al buen Mickey directamente en la oficina para insistir en que quite esas prohibiciones absurdas porque, así todo cerrado, no se puede.


Es más: junto a los voluntarios a la entrada de los restaurantes, le voy a decir que prohiba la entrada a San Pedro a todas las personas que vivan fuera del municipio. Muy fácil: lo único que tiene que hacer es poner retenes en Lázaro Cárdenas, Gómez Morin, Calzada San Pedro, Santa Bárbara y otras vías de acceso y, si en tu identificación no tienes dirección de San Pedro ¡te regresas por donde venías! Punto.

Si no traes ID de San Pedro ¡te largas! #Coronavirus

Digo, suficiente tenemos con el coronavirus que le dio a tío Tony como para que el mapachero de otras partes nos traiga enfermedades tan malas o peores que el coronavirus. ¿Te imaginas la insalubridad tan monstruosa en la que viven allá en el norte de la ciudad?


El otro día vi en un reportaje en el que se veía claramente que las personas de allá comen y cenan en puestos ambulantes ¡mismos que están estacionados en la calle! ¡Te lo juro! Tacos bañados de contaminación ambiental con miles y miles de ratas enormes (del tamaño de gatos) paseando cerca de ellos. Quiero llorar de tristeza. ¡Hay que estar agradecidos de lo que tenemos aquí en San Pedro Hermoso!

¡Ni te imaginas cómo viven en el norte de la ciudad!

Es que aquí, además de que las ratas están prohibidas, las personas somos súper limpias y civilizadas. Como estamos acostumbrados a lo bonito, dejamos que se ensucie nada. Ni siquiera nuestros autos. Por eso el chofer tiene que lavar dos veces al día todos los automóviles y camionetas de la casa. En la mañana tiene que hacerlo para que nosotros podamos salir decentemente a las vueltas del día, y por la noche para quitar cualquier polvo que les haya caído.

En cambio San Pedro es hermoso y cosmopolita.

Pertenecer al grupo de gente bonita es un trabajo agotador ¡pero no puedes dejar de hacerlo! Por eso ya quiero que se acabe la tontería esa del coronavirus. O sea, primero nos quitan demasiado tiempo con tantas medidas de precaución y luego ¡nos arrebatan la diversión cerrando todos los lugares! ¿Por qué juegan así con nosotros? ¿Con quién creen que están tratando?


Y todavía peor: si un día te hartas de sus reglas y estupideces y te quieres largar a descansar a otro país ¡no puedes! Dicen que Estados Unidos, España e Italia ¡están todavía peor! ¡¿Qué vamos a hacer?! ¡¿A dónde quieren que vaya?! ¿A Guadalajara? Ni muerta, ni loca, ni vuelta a nacer.


Mientras veía qué hacer, mi muchacha se puso muy intensa porque también habían cerrado los cines y ya no sabía qué hacer en su tarde de descanso. Bueno, allí hay algo que debieron haber pensado mejor. Que todo el populachero se meta a sus casas a ver Netflix, estoy de acuerdo. Pero las salas VIP son otra cosa. En ese tipo de lugares, los sillones están súper alejados unos de otros y no hay riesgo de contagio. ¿No habían dicho que tenemos que separarnos a un metro de distancia de los demás? Bueno, pues eso lo puedes hacer fácilmente en una sala VIP.

También cerraron todos los cines.

Es que de verdad, no piensan bien las cosas.


Por lo pronto me voy a ir una temporadita a descansar a Nueva Jersey. Digo, ya sé que es un lugar de muy bajo perfil pero no he visto ni una sola noticia de coronavirus en ese lugar. O sea, millones y millones de muertos en Nueva York pero en Nueva Jersey no hay ninguno ¿verdad?

En Nueva Jersey no hay coronavirus en las calles...ni nada.

No hay algo mejor en el mundo que ser una mujer inteligente.



La historia, situaciones, todos los nombres, personajes e incidentes retratados en esta obra son ficticios. Sin identificación con personas reales (viva o muerta), lugares, edificios o productos. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia






1,117 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

publicidad@muyfifi.com

Contacto y Whatsapp: 1 (450) 499-4180

© 2023 Muy Fifí México