¿Cómo dejar de comer por ansiedad?

Actualizado: 12 de nov de 2019

En estos tiempos en que todo es políticamente incorrecto, hay temas que se han convertido en tabú y no hay manera de hablar de ellos con naturalidad.

Hamburguesa con papas.
El problemas es que pides dos de estos.

Uno de esos temas es el sobrepeso y los pésimos hábitos de alimentación de muchas personas que nos rodean. El otro día, anécdota real, me encontré a un ex compañero de trabajo en un restaurante. Les juro que no lo reconocí.


– ¡Hola, Félix! Hace mucho que no nos vemos. – ¡Ay! Es que no te ví...o sea...este…¡yo súper metido en el celular! ¡Qué pena! Oye...este…¿cómo has estado? ¡Seguro que súper- súper bien! Digo...oye ¿tus papás, cómo están?

– Todos bien. Ya sabes, lo mismo de siempre...


Me puse muy nervioso porque no sabía cómo evitar el tema que resultaba más que evidente: desde la última vez que nos vimos, mi amigo había subido, por lo menos, unos 25 kilos de peso. El cambio en su persona era muy radical, no solamente se veía enorme, además lucía cansado y por el modo en que me hablaba, parecía que se estaba disculpando todo el tiempo.

Hombre comiendo hamburguesa
Y todavía te preguntas "¿Por qué?"

Por supuesto que no puedo juzgarlo a él ni a ninguna otra persona que padezca de un problema así. Pero, justamente por el tabú que representa hablar del peso y la salud de las personas, es un tema del que no se habla y, por lo mismo, no puedes ofrecer ayuda o recomendar a algún profesional de la materia.


En realidad, gran parte de las personas que suben tanto de peso en un lapso de tiempo muy breve, lo han hecho porque sufren de trastornos de ansiedad y a veces hasta depresión. Tenemos que entender que vivimos en un mundo súper exigente que nos trae corriendo a mil por hora todo el tiempo. Y eso afecta a las personas de diferentes maneras.

Hombre comiendo frente a la computadora.
"¡Ay, es que no entiendes que estoy muy nervioso!"

Si en un momento dado descubres que algún conocido, o tú mismo, pudieran estar atravesando por un momento emocionalmente complicado que los está haciendo comer de más, primero que nada hay que buscar ayuda profesional.

Pero también hay algunos consejos prácticos que te van a permitir manejar correctamente el modo que te alimentas, mientras un especialista te ayuda con tu problema de ansiedad o depresión.


6 trucos efectivos para reducir la ingesta de calorías


1.- Antes de empezar a comer, toma un vaso con agua. El líquido, además de hidratar tu organismo, ocupará lugar en tu estómago y reducirá la sensación de vacío que la ansiedad provoca. 

Vaso con agua.
Agua antes de comer.

2.- CINCO es el número mínimo de comidas que debes hacer al día. Eso no quiere decir que te vas a atiborrar en cada comida como si no hubiera un mañana. Deben ser cinco comidas de porciones pequeñas y nutritivas.

Comida sana.
Porciones pequeñas de comida sana.

3.- Crea tu propia “Chicloteca”. Yo siempre tengo un contenedor de plástico con tapa hermética con una variedad de chicles sin azúcar. Durante el día puedes masticar algunos de diferentes sabores. Eso calma los momentos de ansiedad y manda al cerebro la sensación de saciedad. 

Mujer con chicle.
Chicle sin azúcar: ¡un gran aliado!

4.- Come todos los días un puñado de cacahuates o nueces para calmar la sensación de apetito. Son de los alimentos más ricos en niacina. La carencia de vitamina B3 produce ansiedad e insomnio. Así que matarás dos pájaros de un tiro: menos hambre y menos ansiedad por las noches.

Nueces.
Las nueces, un alimento muy saludable.

5.- Un tip muy efectivo: sirve tu comida en un plato chico y come con un tenedor grande. Esto hace que tu cerebro interprete que estás comiendo un “plato lleno” de comida. Pero la cantidad de calorías que contiene el plato chiquito es mucho menor a la que le cabe a esa bandeja en la que estás acostumbrado a comer. 

Vajilla roja.
Usa siempre el plato más pequeño.

6.- En el instante en que tengas esa sensación rara que no sabes distinguir si es hambre o ansiedad, come algo ligero. Pueden ser palitos de verduras, unas almendras, o un trozo de carne seca. La idea es que sea algo que te obligue a masticar mucho y te ayude a combatir la sensación de frustración que las dietas de hambre siempre producen.

Palitos de verdura.
Palitos de verdura para la ansiedad.

De hecho, debes evitar en todo momento sentir hambre. Pero me refiero a la verdadera sensación de hambre, no al nerviosismo o aburrimiento que te lleva directo al refrigerador a comerte medio pastel de cerezas.


Evitar el hambre con cinco comidas diarias o con pequeñas porciones de alimentos sanos, te ayudarán mucho a bajar ese peso extra que ya pudieras estar cargando pero, sobre todo, a reducir la ansiedad que padeces.

Mujer con comida en la cabeza.
"Es que siempre tengo comida en la cabeza."

No olvides buscar ayuda profesional y recuerda que estar en el rango de tu peso ideal, no solo es bueno para las selfies y para el traje de baño. Es lo mejor que le puedes hacer a tu salud y calidad de vida. 


Sígueme en Instagram y platícame, por mensaje directo, de qué manera combates el sobrepeso y la depresión: @felixrivera333

1,236 vistas

Entradas Recientes

Ver todo