• Sr. Gato

Cafetería Pan Benell, del taller a la mesa

Actualizado: 10 de jun de 2019

Tengo mis gustos peculiares, pero definitivamente nunca pensé en ir a desayunar a un taller mecánico y querer volver. Y es que Pan Benell es una cafetería / panadería que se encuentra justamente dentro de un taller mecánico en la Nave Tampiquito, un lugar que, entre refacciones y grúas hidráulicas, se ha convertido en albergue para diversos negocios, entre ellos Pan Benell.

Fuera de lo exótico de la ubicación, Benell es una cafetería extraordinaria, tienen comidas realmente deliciosas para el brunch y pan recién horneado para cualquier hora. Y digo brunch porque tiene un horario diferente al resto de cafeterías, ya que, entre semana solo se sirven platos fuertes hasta la una de la tarde y los fines de semana hasta las tres.

No creo que encuentres en el menú un platillo que no te vaya a gustar, de los platos fuertes, la hamburguesa de desayuno que está hecha con carne de costilla, huevo estrellado y mermelada de manzana, es una excelente elección; al igual que los chilaquiles y el Croque Madame que es un sándwich de pollo asado, jamón serrano, queso parmesano fundido y un huevo estrellado; o si te sientes un poco menos aventurero, unos huevos con machacado acompañados con un pan de caja y aguacate te harán el día.

En el apartado del pan dulce no tenemos muchos comentarios, sería difícil expresar con palabras el gozo que te puede causar probar una concha de vainilla completamente cubierta de dulce, un rol de canela glaseado recién horneado o un pan de muerto ¡sí, dije un pan de muerto!, porque en Benell se sirve todo el año. Claro, sentado el precedence de su ubicación dentro de un taller mecánico, el pan de muerto ya no debería sorprenderte.


El ambiente

Llegar al lugar es algo complicado, ya que, como antes mencioné, esta cafetería se encuentra dentro de un taller en la colonia Tampiquito, muy cerca de Av. Vasconcelos, pero después de un par de visitas, llegarás sin problemas.

El estacionamiento es el propio taller y el acceso es a través de unas escaleras y una puerta estilo retro de acero esmaltado en color ostión que no les robaría nadie.

La cafetería tiene un estilo industrial moderno, está decorada con plantas colgantes y algunas revistas y fuera de un par de estilizadas lámparas en el techo, el mobiliario se compone de dos barras pegadas a la pared, mesas y sillas muy sencillas. Tiene esa atmósfera de mercadito que tanto gusta hoy en día.

Con todo esto, no pienses que estarás comiendo en un ambiente poco agradable, la verdad es que el ambiente es muy bueno, casi siempre se llena a partir de las once de la mañana y los domingos puedes disfrutar de un grupo de jazz en vivo a partir de las diez u once de la mañana. Los comensales son tan variados en edad y estilo que podrás encontrar desde grupitos de amigos jóvenes, personajes estrafalarios o señoras ya entraditas en años desayunando con su esposo o amigas. Benell es un lugar incluyente y acomodadizo que se puede disfrutar en pareja, en familia o con amigos sin ninguna restricción.


El servicio

Si tuviéramos que calificar a Benell solo por la comida, le daríamos cinco estrellas sin pensarlo, sin embargo, en el apartado de servicio, la cosa se pone fea. Y no es que el personal brinde un mal servicio, de hecho, todos los meseros son muy amables, pero hay decisiones de negocio que no han sido las más adecuadas, como la presentación de los complementos como las salsas o la leche del café que colocan en pequeños contenedores, lo cual conlleva trabajo extra para el barista y la cocina y ocasiona por ejemplo que para cuando la leche llega, el café ya esté frio o ya te lo hayas acabado.

La leche del café se sirve en estos pequeños frascos, y aunque para algunas personas puede parecer algo especial, solo demora el servicio

Otra decisión que no me hace mucho sentido, es que todo el café que ofrecen se hace en una máquina de expreso, por lo que no tienen la opción de refill en el americano, lo cual es un estándar en la industria.


En lo general la comida llegará en partes, aunque solo hayas ordenado para dos, por lo que tendrás que pedirle de anticipado al mesero que te traigan todo junto si no quieres pasar corajes.


Un último punto que tampoco nos encanta, es que te ofrecen agua filtrada en lugar de agua purificada. Preferiría pagar un poco extra pero tomar agua embotellada de alguna marca reconocida.


Lo bueno

Excelente comida y pan. Puedes llevar una barra de pan a casa y congelarla para hacer tus propios platillos cuando tengas antojo del sabor de Benell.


Lo malo

El servicio es lento y la comida llega en partes. Suele llenarse mucho, por lo que es preferible llegar temprano o te tocará comer en la barra frente a una ventana.


El precio

El ticket promedio por persona es de MXN 280.


En resumen

Excelente lugar para disfrutar del almuerzo dominical, el sabor del pan recién horneado y los platillos es delicioso, pero no tomes a la ligera nuestra reseña del servicio, ya que si quieres desayunar rápido, este no es el lugar adecuado para ti.



365 vistas

Entradas Recientes

Ver todo