• Sr. Gato

¿Cómo dejar de ser un adulto amargado? Experiencia personal

Actualizado: 2 de dic de 2019

No te ha pasado que conforme creces, más a menudo te cuestionas si estás haciendo las cosas bien, si esta vida que estás viviendo es lo que realmente querías, o simplemente, ¿en qué momento te perdiste?... ¿Has notado que no vives la vida con la misma alegría que cuando eras niño y cada día estás más amargado? “A mi me pasaba lo mismo”.


No me consideraba una persona especialmente amarga, pero debo admitir que las responsabilidades, las deudas, los problemas del trabajo, los eventos del pasado y las decepciones amorosas hicieron estragos en mi carácter y cada día conforme me convertía en un adulto responsable fui perdiendo más la alegría de vivir, hasta llegar a sentirme realmente frustrado e infeliz. Sin embargo, hace unos años pensando sobre este asunto, me di cuenta de que ninguno de los problemas que enfrentaba eran la verdadera razón de mi amargura, el problema real era la perspectiva con la que los afrontaba y mi falta de voluntad para cambiar las cosas que no me hacían feliz.


Noté entonces, que mis expectativas respecto a lo que tenía que hacer como adulto, sobre mis logros profesionales y sobre cómo debía comportarse la gente a mi alrededor, eran ideales demasiado estrictos y en algunos casos irreales y que a pesar de no obtener lo que quería de cada situación, no hacía nada para cambiarlo.


Cambié mi perspectiva, me di cuenta de lo afortunado que era por vivir mi vida tan cual la estaba viviendo y que, aunque a veces la vida te da reveces, no es nuestra culpa, la vida pasa como pasa y no tenemos control sobre la mayor parte de eventos a nuestro alrededor, pero si tenemos el control sobre la forma en que reaccionamos a esos eventos, nuestra perspectiva. Fue entonces cuando decidí afrontar las cosas con humor, optimismo y agradecimiento. Aprendí que cada falla es una oportunidad de reírse de uno mismo, levantarse y seguir. Comencé a dejar de lamentarme los fracasos y las pérdidas y a agradecer por cada nueva oportunidad.


Por otro lado, no se trata de aceptar así nada más cualquier circunstancia negativa que se presente, aprendí que también hay que tener la voluntad de cambiar las cosas que no quieres tener en tu vida. Por ejemplo, cuando eras pequeño, ¿recuerdas qué hacías si no estabas conforme con algo?, simplemente te alejabas. Sin embargo, ahora como adultos, nos esforzamos en continuar inmersos en situaciones o actividades que no nos hacen felices. Tenemos que aceptar cuando algo no es correcto o no nos conviene y con voluntad dejarlo ir o cambiar esa situación para lograr ser felices.


En resumen, aquí están mis consejos para dejar de ser amargado y volver a ser feliz:


1. Cambia tu perspectiva, acepta que hay eventos que no puedes cambiar, pero puedes cambiar la forma en que reacciones a ellos. Se agradecido y aprovecha cada error y cada fracaso para aprender. No dudes en reírte de ti mismo, siempre es una buena terapia contarle a un amigo o persona de confianza sobre las situaciones que te han hecho sentir infeliz. Es normal tener pensamientos negativos respecto a algunos eventos, aprende a no pensar demasiado en ellos y no demores en levantarte y seguir adelante. Recuerda que el pasado quedó atrás, y como dice mi mamá, “para atrás no hay que ver demasiado, por eso los retrovisores en los coches los hacen tan pequeñitos, solo sirven para echar un vistazo y seguir adelante”



2. Haz las cosas que te gustan, acuérdate que cosas amabas hacer cuando eras más joven y busca integrarlas a tu vida, busca el equilibrio entre tu trabajo, tu familia y tu vida personal. En lo personal, soy amante del diseño gráfico y la buena comida, por lo que decidí abrir muyfifi.com que es mi mejor pasatiempo, así tengo una excusa perfecta para ir a comer a diferentes restaurantes todo el tiempo y sentarme largas horas a diseñar nuevos memes para mi sitio



3. Ten la voluntad de cambiar las situaciones que no te hacen feliz. Afronta los problemas y situaciones que no te hacen feliz e intenta cambiarlas voluntariamente. No importa si eso implica dejar atrás una relación o un empleo y tener que volver a empezar. Te aseguro que no será fácil, pero es mejor que seguir amargado. Por otro lado, no tengas miedo al cambio, recuerda que el cambio es una constante, intenta siempre hacer cosas nuevas y diferentes, sal a lugares nuevos, conversa con desconocido, créeme, eso te hará mucho más feliz



4. Acepta tu fracasos, no tengas miedo en detenerte y analizar por qué fracasaste, no te juzgues por ello pero aprende de tus errores, recuerda que es más fácil perder con los ojos bien abiertos



5. Se más activo. El ejercicio hace que tu cerebro libere endorfinas, adrenalina, serotonina y dopamina, las cuales son químicos que alivian la tensión y te suben el ánimo. Se ha demostrado que el yoga, el entrenamiento de pesas y los ejercicios cardiovasculares mejoran los estados emocionales, incluso una caminata rápida puede subirte el ánimo de forma efectiva



6. Reconcíliate contigo mismo, tú eres el ser más importante en tu vida y estas destinado a ser feliz, sufrir es una pérdida de tiempo. No hagas nada por obligación o compromiso, haz lo que te guste, trabaja porque te gusta, ayuda a los demás siempre, te darás cuenta que el servicio es una gran fuente de felicidad. Perdona a los demás y perdónate a ti mismo cuando las cosas no salgan como planeabas y nunca seas la víctima


Mr. Fifí

3,822 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

publicidad@muyfifi.com

Contacto y Whatsapp: 1 (450) 499-4180

© 2023 Muy Fifí México